La prueba de integridad de pilas y pilotes se centra en la determinación de la variación de las características del concreto a lo largo de las cimentaciones profundas. Con este método puede definirse la longitud de una cimentación y pueden detectarse fallas, de una forma general. Esta prueba permite obtener un diagnóstico preliminar de las cimentaciones.

El ensayo consiste en la colocación de un acelerómetro de alta sensibilidad en la cabeza del pilote o pila de prueba y en la aplicación de golpes con un martillo manual. El acelerómetro se fija por medio de una cera viscosa. Los golpes generan una onda de pequeñas deformaciones, que recorre la cimentación y sufre reflexiones al encontrar cualquier variación en las características del material (área de sección, peso específico o módulo de elasticidad). Esas reflexiones causan cambios en la aceleración medida por el sensor. El equipo hace un registro de la evolución de esa aceleración (la convierte en velocidad) con el tiempo. Haciendo un análisis del comportamiento de la gráfica de velocidad contra el tiempo, pueden establecerse las variaciones en las características de la cimentación, identificando irregularidades y su longitud. Contamos con un equipo Pile Echo Tester de la marca Piletest.