Esta prueba se utiliza para caracterizar la resistencia del terreno, a través de la penetración con un cono, hincado a golpes por un martinete, llevando un registro continuo de los golpes necesarios para penetrar 20 centímetros. En esta prueba no se obtienen muestras de suelo. Por su base teórica es un ensaye confiable, además de ser económico, sencillo y muy rápido. Es una excelente alternativa a la prueba de penetración estándar, con la que comparte correlaciones matemáticas generadas a partir de numerosas investigaciones.

Contamos con un penetrómetro de la marca Tecoinsa, modelo TP-05.10D, montado sobre orugas. Por sus justas dimensiones, este equipo puede acceder a zonas difíciles y de espacio reducido, lo que lo hace muy versátil para la investigación del terreno en situaciones específicas.